963 627 851 // 697 530 697 enfermeria@drenriquegastaldi.es Lun - Vie: 9.00 - 21.00

La Medicina Regenerativa consiste en utilizar el propio cuerpo del paciente para la curación. Es decir, se trata de desarrollar terapias para la regeneración o reconstrucción de tejidos y órganos. Esta parte de la Medicina se ha perfeccionado en los últimos años y el resultado es muy beneficioso para los pacientes. Sus virtudes son que estos procesos son mínimamente invasivos y sencillos, sin apenas riesgos.

Existen diversos procedimientos, aunque el Instituto de Traumatología Doctor Gastaldi se centra en los denominados “factores de crecimiento” y en las células madre mesenquimales.

¿Cómo es el proceso?
El proceso de extracción de las CMM lo realiza el cirujano especialista en el quirófano, o bien a través de la propia grasa del paciente o de su médula ósea. Se trata de una técnica relativamente rápida que requiere sedación mínima en la mayor parte de los casos. A continuación, esas células se le infiltran al paciente en la zona lesionada exacta para la regeneración.

Factores de Crecimiento

En los últimos tiempos la terapia con factores de crecimiento ha mejorado de forma ostensible y ya son muchos los pacientes que se han beneficiado con esta técnica. Uno de los campos de la Medicina en el que se utiliza con mayor celeridad es en Traumatología para ayudar a regenerar músculos, tendones, articulaciones, etc.

España es uno de los países pioneros en el desarrollo de esta terapia. Si bien es cierto que comenzó con los deportistas de élite (Rafa Nadal, Kobe Bryant o numerosos jugadores de fútbol) en la actualidad se ha extendido a todo tipo de pacientes ya que los resultados son muy positivos.

Debido a sus beneficios y eficacia, se esta aplicando en más campos que la Traumatología, como la Odontología, la Oftalmología y la Medicina Estética.  

¿Qué Son?

Los factores de crecimiento son un conjunto de proteínas presentes en el plasma y en las plaquetas de la sangre que ejercen una función esencial en la reparación y regeneración de los tejidos.

De esta manera, el tratamiento con factores de crecimiento (FC) o plasma rico en plaquetas (PRP) utiliza proteínas señalizadoras, citoquinas y otras sustancias que se obtienen a partir de la sangre del propio paciente.

¿Cómo es el procedimiento?

Para empezar, es un proceso relativamente sencillo que se desarrolla en unos 40 minutos. Se extrae al paciente una pequeña cantidad de sangre como en una analítica y se centrifuga en una máquina especializada.

A partir de esa centrifugación se obtiene un total de tres fracciones:

-Fracción roja o hematíes, que quedan depositadas en el fondo del tubo.
-Fracción blanca o leucocitos.
-Y, en la capa superior, el plasma y las plaquetas con todas las sustancias que harán posible la reparación del tejido dañado. Dentro de la capa de plasma, podemos diferenciar dos partes: la  rica y la pobre en plaquetas.

Posterior e inmediatamente, el médico especializado inyectará el concentrado de plasma rico o pobre, bien de forma directa o mediante un procedimiento ecoguiado (ayudado por un ecógrafo) para asegurar que los factores de crecimiento vayan al lugar exacto de la dolencia.

¿En qué casos se utilizan?

Los Factores de Crecimiento se pueden utilizar prácticamente en cualquier tejido lesionado. En Traumatología Deportiva, para ayudar a la reparación de lesiones musculares (tan frecuentes); así como lesiones tendinosas o de los ligamentos. En Ortopedia general, el uso más habitual es para la artrosis.

¿Cuántas infiltraciones se realizan?

No hay un criterio establecido. Dependerá del tipo de lesión y el criterio del facultativo. Generalmente se realizan una a tres infiltraciones.

¿Cuál es el tiempo de recuperación después de la infiltración?

Tras el tratamiento no existe periodo de recuperación, por lo que el paciente puede continuar con su vida normal.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

Lo cierto es que al tratarse de una sustancia propia del organismo no se han descrito reacciones adversas ni ningún tipo de alergia.

Células Madre Mesenquimales

Otra terapia que permite la regeneración de los tejidos es el uso de las células madre mesenquimales. Estas células madre pueden dar lugar a varios tipos de células de los tejidos esqueléticos, como el cartílago, el hueso y la grasa. De ahí que sean óptimas para el restablecimiento.

¿Cómo es el proceso?
El proceso de extracción de las CMM lo realiza el cirujano especialista en el quirófano, o bien a través de la propia grasa del paciente o de su médula ósea. Se trata de una técnica relativamente rápida que requiere sedación mínima en la mayor parte de los casos. A continuación, esas células se le infiltran al paciente en la zona lesionada exacta para la regeneración.

¿Qué Es?

Las células madre son diferentes al resto de células por su facultad de autorenovarse ya que pueden hacer clonaciones de sí mismas y, además, convertirse en células especializadas y poder recuperar o renovar la función del tejido que se haya podido perder por enfermedades, defectos o lesiones.

Las células madre mesenquimales (CMM) son células madre multipotentes que se encuentran en la médula ósea o la grasa y son importantes para fabricar y reparar tejidos músculo-esqueléticos, como cartílago, hueso, tendones.

Por tanto, en los últimos años, se ha desarrollado con éxito la terapia del aplicación de células madre mesenquimales en diversas dolencias como las artríticas.